Los profesores, al momento de impartir la clase, tienen que apoyarse, por lo menos, en algún medio o recurso didáctico para hacer más atractiva y motivadora la clase. Pero muchos piensan que no tiene importancia los medios o recursos que se escojan, sino que lo necesario es dar la clase. No advierten (los que así piensan) que sí es fundamental elegir con propiedad y diversidad los recursos didácticos porque constituyen herramientas básicas para el enriquecimiento del proceso de enseñanza-aprendizaje de los alumnos.

Con el creciente impulso del pensamiento humano, la triada conceptual de educación, ciencia y técnica, dentro del campo pedagógico, cambió de un plano instruccional a otro de integración sistémica conocido como: tecnología educativa. De esta manera se replantearon los supuestos filosóficos de la educación como disciplina científica para permitir la entrada a este nuevo miembro del proceso de enseñanza- aprendizaje, que hoy todavía cosecha opiniones de rechazos.